Accueil > Articulos en castellano > 8 reglas para gestionar la baja de un correo electrónico.

8 reglas para gestionar la baja de un correo electrónico.

écrit par René Lefebure

28 sept

Traducido por Ángela Hernández Mambrilla

Un internauta está cansado de sus correos electrónicos…

La solución es sencilla: ¿cancelar la suscripción y “listo”?

No, no siempre es tan fácil. ¿Y tal vez sea lo mejor?

En primer lugar, se parte de la premisa de que los internautas que reciben sus emails se han suscrito para ello.

Obviamente abonados que no “spams” (¿qué extraña idea?)

Pero tenga cuidado con ciertas prácticas que pueden ser consideradas como las de los llamados “spams”.

Entonces estamos hablando de “buenas prácticas” para poner en práctica en el contexto de una baja de clientes. Esto no se limita a una práctica “legal” (que ya se utiliza, de la mejor manera) pero la puesta en práctica es lo que sus abonados apreciarán.

Por último, desea una gran cantidad de abonados. Como todo el mundo.

Pero hágase la siguiente pregunta: ¿Es mejor tener muchos abonados o abonados comprometidos?

1- Proporcionar un enlace para darse de baja de la suscripción en cada email.
Por convenio, cada uno de sus correos debe contener en la parte inferior de este un enlace que permita al usuario darse de baja de su suscripción. (Debe situarse debajo de las condiciones generales: debe estar colocado en la última frase de su email).

2- Diseñar una baja simple.
“simple” significa que el internauta debe poder darse de baja en 1 o 2 clics como máximo. Hay que proscribir ciertos métodos:
– La conexión a una cuenta de cliente donde este debe recordar un nombre de usuario y su respectiva contraseña.
– La mecánica de darse de baja sobre varias pantallas.
– La entrada en el email (cumplimentando el campo con la dirección de correo electrónico de los receptores).

Usted puede tener la tentación de retener al usuario mediante complicaciones para darse de baja: Esto es una mala idea que conduciría al internauta a realizar una “queja” reduciendo de esta forma su reputación al igual que su imagen de marca sufrirá.

En algunos casos la baja está unida a la cuenta del cliente para responder a una necesidad de seguridad. Efectivamente, ¿Cómo probar su identidad sin pedir una contraseña?

Para asegurar esta página, usted puede fácilmente hacer que la información del su correo sea “inmutable” y “oculta” mediante la URL.

3- Prueba de funcionalidad de la baja.
Es muy molesto que el proceso para darse de baja no funcione:
– Si se trata de un error visible (un mensaje de error o un enlace que no funciona).
– Un error invisible (la baja de suscripción no es tenida en cuenta en las herramientas del correo electrónico)
Si necesita 48h para dar de baja la dirección de correo de la base de datos, ¿por qué no? Basta con indicarlo sobre la página de confirmación de la baja.
Ciertamente, al configurar el sistema de correo, la baja de esté se puso a prueba. Pero es importante testarlo regularmente. Sobre todo si la solicitud de baja no está directamente integrado al SI del envío por correo electrónico: transición de la información por varios sistemas antes de una baja efectiva.

4- Mantenerse en contacto.
El usuario ya no desea recibir sus correos, pero ¿él quiere cortar todo contacto con usted?
También puede proponerle abonarse con otra dirección de correo: sus campañas de correo electrónico no son deseables en su contexto profesional, pero ¿Qué pasa en su contexto personal?
Usted puede igualmente proponerle un abono a un canal RSS que contenga sus campañas: Así es el usuario quien decide cuándo consultar sus correos.
Por último, puede indicarle los enlaces a sus redes sociales (facebook, twitter…)

5- Recuperar al usuario “sobre la marcha”.
El usuario no desea recibir sus correos. Pero ¿no puede retenerlo a pesar de todo?
Se les propone, por ejemplo, una modificación de la frecuencia de los envíos y así puede conservar algunos usuarios en su base de datos.
Usted puede igualmente proponer una pausa “temporal”, una fecha hasta la cual no se enviarán más correos al usuario.

6- Pregunte por la razón de la cancelación de la suscripción.
En algunas preguntas (o solo una), debe identificar el motivo de la baja del usuario.
Si hace una sola pregunta, le sugiero que la escriba directamente en la página de darse de baja.
Si la pregunta es muy importante, es preferible hacerla en la página de cancelación de la suscripción. A continuación debe invitar al usuario a responder una breve encuesta.

7- No envíe un mensaje de confirmación de la baja.
Los clientes que se dan de baja indican que no quieren recibir más correos de su parte, ¿por qué enviarles más?
Enviar un correo para confirmar la baja es inútil. Todo lo que está dicho en la página de confirmación de la baja.

8- No más solicitudes por correo electrónico.
No envíe su correo electrónico comercial, evidentemente. Pero esta dirección no debe utilizarse entonces para reclutar “socios” (el famoso caso de “deseo recibir información de los socios…”

Pas encore de commentaire

Faire un commentaire