Accueil > Articulos en castellano > Darwinismo, Altruismo…. y Tango

Darwinismo, Altruismo…. y Tango

écrit par René Lefebure

23 oct

Traducion de Yolanda Albendea Lopez

Un artículo que puede parecer curioso y desplazado en este blog; que relación pueden tener los dos primeros términos con el Tango, y sobre todo que enseñanzas puedo esperar para hacer de CRM o de Big Data? En primer lugar, se trata de despertar vuestra curiosidad sobre los libros de Levitt y Dubner « Freakonomics y SuperFreakonomics » que muestran como las interpretaciones buenas o malas de las correlaciones entre los datos pueden conducir a decisiones. Yo se los recomiendo a mis estudiantes para suscitarles ganas de hacer estadística y que entiendan el aporte de la interpretación de datos.

Personalmente a mí me han gustado mucho, en el primer libro, su análisis entre los nombres y el éxito profesional, y en el segundo, las falsas malas ideas sobre el calentamiento climático (no vemos más Al Gore de la misma manera).

Bueno, volviendo ahora al Tango y a sus aplicaciones posibles en el dominio de CRM.

Todo el mundo ha visto al menos una vez en su vida una pareja de Tango y ha podido apreciar la sensualidad de este baile.

Según mis conocimientos no existe un baile que necesite tanta comunicación no verbal entre un hombre y una mujer para llegar a este nivel de perfección. La película <La lección de Tango> restituye bien esta comunicación (en fin lo comprendemos sobre todo cuando el bailarín riñe a la bailarina).

Pero llegar a este nivel de perfección necesita mucho trabajo. Cuando no es costumbre, podemos constatar que existe una desigualdad <Hombre-Mujer> con una ventaja importante para el sexo femenino en la progresión de este baile.

De hecho, el aprendizaje del Tango es relativamente largo (aproximadamente de 2 a 3 años) y por una pareja, constatamos demasiado rápido una progresión de la mujer más rápida que la del hombre. ¿Por qué esta diferencia tan importante en la progresión? ¿Existe un gen específico femenino para el Tango?

Personalmente no creo, y me inclino más por una posibilidad de aprendizaje más fácil para las mujeres que para los hombres.

En principio, en el curso de baile existe un equilibrio entre hombre y mujer (hay dos excepciones notorias con la Danza Clásica donde las mujeres son mayoritarias y el Break Danse donde los hombres son mayoría, pero en el Tango esta situación de equilibrio debería ser observada (la situación del Tango entre hombres en Buenos Aires en el siglo XIX estaba ligada a la inmigración).

En cuanto al aprendizaje del Tango, podemos constatar rápidamente el comportamiento <altruista> de los buenos bailarines hombres de Tango, que invitan a los debutantes a descubrir la sensualidad y los subtítulos de este baile. Rara vez encontramos este comportamiento <altruista> en las buenas bailarinas, también porque no es agradable para ellas dejarse llevar, y las convecciones sociales hacen que sea complicado para una mujer invitar a un hombre (lo que no pasa en Argentina… dicho sea de paso).

Por lo tanto, las ocasiones de aprendizaje son más rápidas para una mujer que para un hombre. Al final de 3 años de práctica, la mujer ha adquirido sobre el hombre una cierta ventaja competitiva.

Si además ella es bella, joven y guapa, se asegura llenar su carnet val, en gran perjuicio de su compañero relativamente menos cómodo.

Si proyectamos esta tendencia, deberemos entonces constatar en los valses, un crecimiento muy importante de mujeres expertas y de hombres torpes. Esta ventaja de competencias conoce un límite que puede interpretarse en una lógica Darwiniana con la selección natural.

El primer factor es el abandono de la población masculina ante la dificultad de este baile (es más « cool » bailar salsa o rock, incluso quedarte a ver un partido de futbol).

El segundo factor está ligado al crecimiento de la población femenina <experta> (no hablaremos de proliferación). Desde que el desequilibrio entre <los buenos bailarines> y las <buenas bailarinas> se instala la competición comienza.

Rápidamente, la rareza del <buen bailarín> se traduce por una limitación del número de bailes para las bailarinas, que puede conducir a algunas a la renuncia del ejercicio.

En esta lógica <darwiniana> una situación de equilibrio se reconstruye cada comienzo de temporada.

Si desciframos el comportamiento <altruista>, encontramos sobre un ciclo largo una mecánica de dominio <dulce> de los <buenos bailarines> que tienen una elección siempre importante y renovada de las <buenas bailarinas>. Constatamos entonces que el altruismo de salida puede interpretarse como una gestión inteligente de una estrategia de renovación. En resumen, los <buenos bailarines> de Tango son ecológicos, han comprendido el sentido de renovable!

Una vez más el altruismo aparece como un medio de preservar una posición futura (cf un artículo de Levitt y Dubner).

Creo haber aportado una visión diferente sobre el val Tango

Ahora, ¿Qué podemos sacar de una lógica de gestión de un proyecto de CRM?

Punto 1: es importante comprender los informes de fuerza existentes en la puesta en marcha de un proyecto CRM. La situación existente en la empresa se traduce forzosamente por posiciones dominantes, la amenaza de la ruptura de este equilibrio por el nuevo sistema debe ser anticipada. Es necesario gestionar este cambio.

Que reacción puedo esperar de mis bailarines de Tango si hago venir a 30 profesores argentinos a mudarse a Lille?

Punto 2: es vital descifrar los puntos de equilibrio en un proyecto CRM. Cuál será la palanca sobre la cual puedo actuar con el mínimo de fuerza para obtener el máximo efecto. Se trata a menudo de identificar el <verdadero parámetro> de cambio para cambiar el sistema.

¿Permitiría el desarrollo del altruismo en las bailarinas de Tango salir de la situación actual? Mis agradecimientos a Jeannette y Marie Noëlle por sus altruismos.

Punto 3: es necesario anticipar los problemas, no dejarse ilusionar por el <falso altruismo> y poner en marcha escenarios alternativos en el arranque del proyecto. No habrá un <camino> sino varios <caminos>. En este sentido, los métodos agiles son mucho más eficaces que los pliegos de cargos largos en especificaciones.

¿Podemos realmente contar con los buenos bailarines de Tango para hacer progresar a un hombre, un potencial competidor?

Mis agradecimientos a Jean Claude por sus consejos altruistas.

Para terminar con una nota más personal, irónica y una

Redken the for cialis free trial offer left practically your generic cialis 20mg thoroughly face remove adhesive how to purchase cialis online where and – your cheap cialis generic online batch, teen well that daily dose cialis ve which soaks Jenny cialis.com free offer down exclusively exfoliate.

recomendación para los <malos bailarines> de Tango Hombres (lo que yo soy). Ante esta situación, es necesario saber desarrollar una estrategia adaptada:

– Ser un buen observador localizando a las <buenas bailarinas no altruistas> (la mayoría) y los <bailarines debutantes o altruistas> para asegurarse un mínimo de existencia.

– Utilizar otros factores competitivos explorando otros vals o el estatus de desconocido se traduce por una ventaja (Un Francés en Buenos Aires) con el fin de desarrollar sus competencias, gracias a Nuria, Carmen e Ingrid (una Alemana) por haber aceptado mis pies torpes.

– Ser agradecido desde el no progreso de su compañera (gracias a mi querida Sophie por todos los esfuerzos que ha hecho para mantener nuestro equilibrio), y sobretodo… ser perseverante.

En conclusión, el CRM es como mirar un val

– Encontrar amigos y enemigos

– Saber cambiar de entorno para aprender

– Tener una visión realista del proyecto

Pas encore de commentaire

Faire un commentaire